Sistemas que te ayudarán a mejorar la calidad del aire en el hogar

Cada vez es más habitual que haya personas con problema respiratorios, generalmente causados por alergias y asmas, problemas que pueden derivar en importantes problemas de salud, llegando a poner el riesgo la vida de esas personas. Ventilar las habitaciones suele ser una buena práctica, aunque no siempre es suficiente. Por suerte, es posible conseguir mejorar la calidad del aire en el hogar por medio de la tecnología como puede ser el uso de humidificadores, deshumidificadores y purificadores de aire. A lo largo de nuestra publicación, hablaremos sobre cada uno de ellos, pero en esta web puedes aclarar tus dudas sobre humidificadores, deshumidificadores y purificadores de aire y de esta forma elegir aquel método que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Humidificadores

Sistemas que te ayudarán a mejorar la calidad del aire en el hogar 3

Los humidificadores son unos aparatos electrónicos que son muy útiles para aumentar la humedad relativa en la casa. En ambientes muy secos, estos dispositivos ayudan a mantener el confort térmico y a reducir el contagio de infecciones respiratorias. Para conseguir su objetivo, los humidificadores tienen un depósito donde se añade agua, que será la evapore el dispositivo y generar aire humidificado.

En la actualidad nos podemos encontrar diferentes tipos de humidificadores. Los más habituales son:

Humidificador por evaporación

Funciona igual que un humidificador general, aunque lo hace de forma más eficiente. Suele estar equipado con un ventilador que sopla agua directamente a través del filtro. Una vez que aire atraviesa el filtro, evapora de forma inmediata el agua almacenada allí.

Humidificador ultrasónico

Este tipo de humidificadores suelen ser más silenciosos, además de generar una «niebla fría». Esto sucede cuando su diafragma vibra frecuentemente a un ritmo ultrasónico creando gotas de agua.

Humidificador portátil

Como su nombre indica, se trata de un dispositivo que puede ser llevado encima a cualquier lugar. Su tamaño compacto proporciona humedad cuando y donde lo necesites. Su punto negativo es que tiene unas capacidades de cobertura limitadas.

Deshumidificadores

Sistemas que te ayudarán a mejorar la calidad del aire en el hogar 4

A contrario que el dispositivo anterior, el deshumificador se encarga de reducir la humedad excesiva que existe en el aire y que puede llegar a afectar a la salud de las personas. Para conseguir esto, los equipos cuentan con un ventilador interno que se encarga de aspirar el aire con humedad de la habitación, dirigiéndolo hacia el sistema de deshumidificación. Tras esto, el aire seco vuelve a la habitación.

Actualmente nos podemos encontrar dos tipos de deshumidificadores.

Deshumidificador con compresor

Suelen ser los más habituales. Su funcionamiento es sencillo: el aire es aspirado por medio del ventilador y llevado a un condensador. La baja temperatura de este permite condensar el vapor de agua que hay en el aire, convirtiéndolo en líquido y almacenado en un depósito.

Deshumidificador con gel de sílice o desecantes

Este otro tipo funciona sin compresor ni refrigerante. En este caso, el aire es aspirado y redirigido hacia un rotor de sílice que se encarga de absorber la humedad del aire.

Purificadores del aire

Sistemas que te ayudarán a mejorar la calidad del aire en el hogar 5

Se trata de un dispositivo electrónico que se encarga de remover, del aire, aquellas partículas nocivas para la salud como son el polvo, pelos, polen o bacterias, entre otras cosas. Para conseguirlo, hace pasar el aire por un filtro de tipo HEPA para garantizar el mayor filtrado posible.

Funcionamiento

Los purificadores del aire, cuentan con un ventilador acoplado que funciona como entrada de aire, pasando por los filtros, ofreciendo como salida un aire limpio de partículas dañinas. Poseen integrados varias láminas de filtro y cada una trabaja de forma independiente a la otra. Todo este proceso se divide en cuatro etapas:

  1. Filtro electrostático. Aquí se consigue atrapar las partículas nocivas mediante un mecanismo de ionización. Suele atrapar las partículas de polvo, pelos y aquellas de mayor tamaño.
  2. Filtro G4. En este segundo paso, un conjunto de mallas finas permite atrapar ácaros, polen y humo, mejorando el rendimiento de los siguientes filtros.
  3. Filtro de carbón activado. Este material permite atrapar las partículas biológicas de pequeño tamaño. Consta de un proceso químico en el cual el filtro convierte las partículas gaseosas en sólidos y las retiene.
  4. Filtro HEPA (High efficency particulate air).  Por último, el aire pasaría por un filtro ultra fino que se encargaría de atrapar las bacterias, gérmenes y reducir la secreción de moho en el ambiente. Logra purificar el aire mediante una malla micro delegada compuesta por hilos de fibra de vidrio colocados en secuencia con un diámetro de 2,0 μm.

Así que ya sabéis, en el caso de sufrir problemas respiratorios estos elementos pueden seros de gran ayuda. No dudéis en utilizarlos porque os ayudarán a mejorar la calidad del aire de vuestro hogar.

Ir arriba