En esto de las camas, los sofás y los pufs no hay ninguna norma escrita. De hecho, cuando más alocadas sean las ideas, más nos gustan y decimos “¡quiero uno de esos!”. Cuando veas el modelo que he encontrado en internet estarás deseando desalojar una habitación para colocar esto.

Se trata de un… sofá… colchón… la verdad es que no sé cómo llamarlo, pero la idea es fantástica. Son 120 bolas grandes, mullidas y suaves en las que puedes tumbarte. Según las necesidades que tengas puedes extenderlo al completo como si fuera un colchón o doblarlo algunas partes formando un sofá u otro objeto.

Está disponible en seis tamaños, de manera que se adapta a lo que necesites. Como diría aquel anuncio… para los altos, para los bajos, para los que duermen enroscados, para los que se estiran… para todos. Y además, la colección está disponible en varios colores para que lo combines con lo que tú quieras. Lo mejor es que puedes darle la forma que quieras, así que el estilo decorativo es casi infinito. ¡Sólo está limitado por tu imaginación!

La idea me parece fantástica y desde que lo he visto en internet he estado buscando sitios donde poder comprarlo.Y como siempre, internet tiene la respuesta adecuada a todo lo que buscamos. Si tienes 8.000 dólares ya puedes ir tomando nota y encargando esta maravilla del interiorismo. Puedes pedirlo en esta web y en unas ocho semanas lo tendrás en tu casa.

¿Te imaginas la cantidad de cosas que puedes hacer con él? Un sofá con forma de pato… sí, ¡un sofá con forma de pato estaría bien!

También te puede interesar:  Sofá con aires de Madeira