Basándome  en los dibujos previos del diseño de este asiento me habría costado mucho imaginar que de esos trazos saldría este modelo de sofá.

Un sofá realizado por un diseñador turco cuasi minimalista si no fuera por el color rojo intenso que presenta.

La decoración minimalista más purista tiene la filosofía del estilo simple, sin adornos, sin florituras, de líneas sencillas y de color blanco.

Mirando este sofá de frente, realmente cumple con la filosofía minimalista, sin adornos, de líneas sencillas, pero se sale de la norma en que no es de color blanco y que las líneas restas del sofá se rompen al crear una curva en los brazos del sillón al unirse con el respaldo.

Hasta las patas, son minimalistas, pues el mínimo concepto de pata, pero para que fuera puro minimalismo deberían de haber sido rectas.

Por lo que podemos decir que este sillón pertenece al estilo minimalista no puro, aquel en el que para crear un poco de dramatismo, de contraste.

O para mi dar un poco de vida, de alegría, un punto donde centrar la mirada que en los ambientes minimalistas puros se me pierde y no se centra en ningún parte, porque no hay puntos centrales, porque nada destaca sobre el resto.

Politicamente hablando decimos que Turquía no se encuentra dentro de los cánones necesarios para formar parte del mundo occidental, pero viendo este diseño, no podemos decir lo mismo de su creador.

Turquía es de cultura asiática, más próxima a la que podemos encontrar en los países árabes y del norte de África que europea.

También te puede interesar:  Un sofá hecho de papel reciclado

Me gusta el sofá y me gusta el color que ha elegido para darle más fuerza y presencia, el nombre elegido para este sillón ha sido CK y fue diseñado pensando en las casas modernas y en oficinas.
¿Y tu, cómo lo ves?

Fuente: cankoseogludesing