Cuando necesites hacer unos cambios en tu casa o quizás acabas de mudarte en un nuevo piso, unos cambios en la decoración serán necesarios para sentirte a gusto en tu propia casa. Intenta comenzar por los sofás, un mueble en el cual, va todo a para y el que sirve como lugar de descanso principal. Este se llevaría el premio de la comodidad para todos.

Un sofá puede ser fabricado por uno mismo, algo que reflejará del todo tu propia personalidad y te será agradable al bolsillo.

Si quieres comenzar por ser decoradora, un sofá reciclado, será un buen comienzo. Reúne libros, revistas viejas que no utilices y construye una estructura que lo sostenga a modo de sofá. Esta estructura,  ha de estar acomodada con esponja u otro material que la permita ser cómoda. Seguidamente la tapizas con las revistas y libros viejos plastificados, como si fuese un tejido y… tendrás un resultado muy original. Solo hace falta ser un poco manitas y darle rienda  a la imaginación.

Otro modelo muy original, es juntar muchos cojines y con ellos hacer la estructura de un sofá. Si aprietas los cojines cuando los vas apilando, podrá ir dándole la forma adecuada. Estos sofás no tienen mucha estabilidad, pero apoyados en la pared, resultan de lo más cómodo. La ventaja de estos sofás, es que puedes hacerlos de las combinaciones de colores que más desees, todo de un color resulta más formal, si lo haces de diferentes colores, será más llamativo y juvenil. Incluso se puede jugar igualmente con las texturas de los materiales de los cojines que reúnas.

También te puede interesar:  ¿De qué color pinto mi casa? 2

Fuente: no puedo creer