La verdad es que a la hora de decorar en casa hay un montón de ideas y alternativas que pueden quedar muy bien, dándole un estilo original y diferente a tu casa. Si te gusta el estilo original y te apetece ponerle un punto de color a la decoración del salón de tu casa, quizá esta idea puede ser la ideal para ti.

Se trata de ponerle un toque de color, con un estilo diferente, al salón, apostando por darle el color más intenso a muebles que, habitualmente, suelen pasar más desapercibidos, como es el caso, por ejemplo, de los sofás. ¿Qué te parece esta propuesta?

La verdad es que es un detalle con estilo y muy original, puesto que consiste en apostar por los sillones para que se conviertan en los protagonistas cromáticos de la estancia. Si además los combinas con cuadros en blanco y negro y una decoración en tonos neutros, el resultado será muchos más llamativo y espectacular.

Aunque hay tiendas de diseño en las que no es difícil encontrar sillones de este estilo, también es cierto que habitualmente suelen ser algo caros y no están al alcance de todo el mundo. Menos mal que siempre está el recurso del DIY, una tendencia que está cada vez más de moda y que puede ser la solución perfecta para este tipo de ocasiones.

Y es que si tienes unos sillones viejos en casa, siempre puedes optar por tapizarlos en color rojo y darles una mano de pintura para que destaquen mucho más. La ventaja de personalizarlos al estilo DIY es que esta técnica te permite elegir el color que más te guste y que encaje con la decoración de tu casa. Por ejemplo, el fucsia o el verde pueden ser también dos colores muy originales y acertados.

También te puede interesar:  Los colores para tu hogar según el Feng Shui (parte 2)

Foto de Casa Sugar