La cena de Navidad, es quizá la más admirada de todo el año, por ello, hemos de esmerarnos en su decoración. Un buen ambiente navideño, hará disfrutar mejor a nuestros invitados en esta cena tan especial.

Si en el último momento te falta espacio, te has quedado corta en la preparación, no te preocupes, los problemas todos tienen solución, simplemente traslada la mesa a otro lugar y aplica un poco de imaginación.

Si la mesa no es suficiente, añade otra y no te preocupes por el desnivel que se forma entre una y otra, para ello, pon unos tacos de madera en la más baja procura que haya estabilidad y todo solucionado.

Otra opción, es colocar un largo tablero y unas sillas que aunque no sean del mismo estilo, se pueden cubrir para estar todas a juego, coloca unos lazos en el textil con el que vayas a cubrirla y quedará de lo más chic. Las sillas forradas resultan muy elegantes, realzan la decoración y en esta ocasión merece la pena.

El mantel para esta ocasión, es aconsejable en colores rojo y verde, con un sobre mantel blanco. Igualmente los hay muy bonitos y adecuados como los de motivos navideños.

Si quieres estar prevenida para otra ocasión y que esto no suceda, adquiere una mesa plegable, la podrás utilizar cuando te convenga y te sacará de muchos apuros, las hay de plástico, las cuales, pueden guardarse en cualquier rincón de la casa.

Un buen truco, son las mesas redondas, en estas cabe todo el mundo, unas veces más apretados que otros, pero resultan muy cómodas y se ofrece la visión de charlar con todos.

También te puede interesar:  Cajones como maceteros

Fuente: euro residentes