Las casas tienen numerosos problemas que a veces no nos dejan decorar a nuestro gusto.

¡Qué horribles son las hormigas! ¡Aparecen por todos lados!  Y siempre en verano. Si estás harta de los insecticidas domésticos opta para fumigarlas con enchufes de ondas electromagnéticas que las ahuyentan y a la vez son de estilos decorativos.

Las juntas de la ducha, al estar sometida a la constante humedad, hacen un efecto muy feo en la decoración al estar ennegrecidas, para taparlas se puede colocar un listón de remate pegado con silicona, hará así un efecto mucho más sano y duradero.

Hay lugares en la casa, en la que la pintura comienza a desprenderse por culpa de los tubos de la calefacción, esto es porque no están bien aislados, para ello, se puede picar la pared y recubrirlos con espuma o si no quieres hacer obra, opta por pintar con pintura aislante.

Los radiadores tienen el problema que alrededor de ellos, las paredes se ennegrecen, para evitarlo se puede pintar con pintura gelificante, la cual evita la reaparición.

Cuando nos invaden las grietas, humedades, abombamientos… hay que sanear primero (raspar, lijar) y después reforzar con fibra de vidrio y volver a pintar con pintura de resina.

Para evitar que las puertas se descuelguen, los pernios de las bisagras son recomendables que sean de bola, ya que se desgastan menos.

Si las juntas de los azulejos se caen,  es porque tienen humedad, si es por esto, hay que ventilarlas bien antes de rascar y volver a rellenar con masilla. Si el problema es que se llenan de moho, existen aerosoles antimoho, los cuales son muy eficaces, es solo aplicar y esperar para retirar. A continuación se sella con fungicida para que no reaparezca.

También te puede interesar:  Decorar un cuarto de bebé varón