Cuando cargamos los móviles muchas veces no sabemos qué hacer con ellos. Dejamos el cable tirante desde el enchufe hasta una mesa, lo ponemos en el suelo. ¡Pero eso tiene mucho peligro! Alguien podría tropezar con el cable o, lo que es peor, pisarlo. Si fuese un Nokia ladrillo no pasaría nada, ya sabemos que son irrompibles. Pero con los nuevos smartphones, la verdad es que no nos haría mucha gracia que alguien le clavase un tacón en la pantalla porque no lo viera…

Para estos casos, My Nine tiene la solución. Este curioso cacharrito, con forma de doble nueve o incluso de mosca (yo veo insectos por todas partes), es un accesorio inteligente que se ajusta entre el cargador y el enchufe. De esta forma, podemos dejar el móvil ahí mientras se carga, evitando tenerlo por medio. ¿No te parece una idea genial?

Pero no pienses que es sólo para móviles. Debido a su tamaño y forma también es útil para cámaras de fotos, consolas portátiles o dispositivos de música. Un todo en uno que seguramente solucionará la vida a los adictos a las nuevas tecnologías.

Además, posee un material innovador que lo hace muy resistenta a la vez que flexible, para que puedas poner con comodidad tus aparatos electrónicos. Está disponible en cinco colores: rosa, verde, naranja, blanco y negro. Si quieres llevarlo a juego con tu teléfono, lo tienes muy fácil.

Por si no te habíamos convencido aún, un último detalle. Va a juego con otro accesorio, un colgador, con forma de nueve, que te ayudará a no dejar por los suelos el bolso cuando vayas a un restaurante o a una reunión de trabajo. ¡Si es que piensan en todo!

También te puede interesar:  El arte del gotelé: consejos útiles