Acabo de encontrar algo que me ha parecido una idea de lo más original. Es una idea estupenda para darle un aire muy original a las sesiones de café con amigos. Y es que seguro que cuando te vean aparecer con las tazas en esta bandeja tan original, se van a quedar con la boca abierta. Y es que claro, hay que reconocer que a veces, la esencia de nuestra casa se nota también en esos pequeños y originales detalles.

Y si esta idea me ha encantado es porque tiene también ese toque de reciclaje que tanto me gusta… Y es que lo único que necesitas son unos marcos de fotos viejos, que ya no utilices. Da igual que no te gustan mucho, porque hay que darles una capa de pintura (o con un spray) para convertirlos en el color que más te guste.

Una vez que los hayas pintado, lo único que tienes que hacer es poner debajo una base, un papel pintado, por ejemplo, y un cristal, como si fuera un marco normal y corriente (también puede ser un plástico o un metacrilato).

¿A que es muy fácil? Pues ya ves, y queda de maravilla. ¿Te animas? Yo creo que me voy a poner manos a la obra…

Vía| Lila y gris

También te puede interesar:  Espejos a tu estilo