Su primera habitación

Son tantos los elementos a tener en cuenta a la hora de preparar la habitación de un bebé, y todos tan bonitos, que mezclados con un poco de buen gusto y siguiendo tu intuición y toque personal, la habitación seguro que acaba siendo la mejor de la casa.

Por eso cuando me topé por la red con la habitación que le habían preparado a Eulalie, me pareció estar viendo un cuento de hadas.

El color de la pared, los cuadros con ilustraciones, la guirnalda, etc. Todo encaja a la perfección para crearle a la pequeña un espacio mágico.

El mobiliario es principalmente de madera en distintos tonos, ya que hay estanterías en blanco y madera natural, pero es la cómoda vintage la que le roba protagonismo a la cuna. Sus tonos envejecidos y gastados, aportan tradición a la habitación ¿Será una cómoda que lleva años en la familia?

El rincón de cojines con motivos étnicos, da personalidad a la habitación y la aleja de los clásicos tonos pastel en azul, rosa o amarillo. Además, no le resta espacio al cuarto que la da impresión de ser bastante pequeñito.
Con un “sofá” así era normal que las cajas para guardar sus cuentos y juguetes fueran unas maletas recicladas ¡Gran idea!

El armario fabricado con una simple rama de árbol es una delicia. Con un lazo en cada punta y sus zapatillas anudadas en la ramita, parece estar viendo unos pajaritos posados en ella.

Los motivos de la pared con su nombre junto a los adhesivos de animales, son otro recurso habitual con el toque personal de la autora de la habitación.

También te puede interesar:  Decoración infantil para fiestas de primavera

Espero que la habitación de Eulalie os haya gustado tanto como a mí y os aporte muchas ideas, si tenéis entre manos la dura tarea de preparar la primera habitación de nuestro bebé.