Como la madera no hay nada para el suelo, esta es mi opinión, pero no es factible de poner en todas las habitaciones a un bajo coste y a veces el cuidado es demasiado extremo e incómodo, por eso una buena solución es el suelo de PVC, lo tienes, incluso, imitando la madera.

Me gusta el suelo de PVC por su bajo coste, por su variedad en colores, en gamas, en diseños y en durabilidad. 

También me gusta porque al tener un coste menor y poderlo poner tu mismo puedes cambiarlo con más asiduidad que si se tratara de suelos de madera o gres.

Los suelos de PVC los puedes encontrar en rollos de varias longitudes para ponerlos como si fuera una moqueta, para mi los más incómodos o en losetas que pueden ser autoadesivas o necesitar de pegamento.

Los suelos de PVC pueden ser colocados igualmente en vertical, es decir sobre las paredes ampliando la cantidad de diseños que podemos crear.

                                            

Colocarlo es muy sencillo  una línea recta en el suelo para iniciar la primera fila, si son losetas, unas tijeras o un cutter para recortar y pegamento si no fueran autoadhesivas.

Es rápido, límpio, económico, colorido y en un solo día puedes tener tu suelo puesto. Algo que debes saber es que el precio de este suelo se eleva a medida que el diseño es más complejo.

También te puede interesar:  Elegantes alfombras de Kyle Bunting