Los bookends son una excelente opción para acompañar a tus libros con un toque de estilo. Los volúmenes tienen algo que nunca tendrán los ebooks: una presencia abrigadora, la mera presencia de los libros de papel reviste a cualquier ambiente de un sentido de protección, de una idea de hogar.


Y para proteger y dar orden a tu colección de libros, nada como un par de buenos sujetalibros.
Aquí te presentamos algunos de los más sofisticados que hemos encontrado.
Un par de esculturas figurativas, que rompen con la idea misma de sujetalibros, pero que cumplen a la perfección con ese fin.


Ondas y textura: una sinuosa pieza que aporta estabilidad y sujeción, con un toque de vanguardia.


La agradable sorpresa de una casa de muñecas para dar hogar a los libros.


La cultura china resumida en dos dragones azules.



Una idea que se puede emular usando vasos o floreros de atractiva superficies.


Un clásico: los bustos miniatura, todo un juego de resonancias cultas.

Fuente | Elle Decor

También te puede interesar:  Ropa de cama infantil de Humm