Daniel Swarovski nacido en Bohemia, hoy República Checa, fue el hijo de un artesano dedicado a la talla de cristal  del que aprendió el oficio y del que se enamoró.

Para hacer más fácil, preciso y bello el cristal, inventó y patentó una máquina que le permitía tallar el mismo con la máxima precisión.

En 1852  se trasladó con su familia al Tirol lugar de abundantes aguas necesarias para su nueva maquinaria donde empezó a producir para otros.

No será hasta 1913 cuando empezará a producir su propio cristales cortados con formas de joyas, esto fue el inicio de la magna compañía, sus creaciones causaron gran excitación y se codiciaron por todas partes.

Llegados los años veinte, se inició la moda de bordar en los vestidos de baile perlas y cristales. Y aquí estaba Swarosvski y su nuevo invento, una cinta de cristal que podía aplicarse a tejidos, zapatos y todo accesorio imaginable.

La colaboración de su hijo mayor Wilhelm, metido como su padre en el mundo del tallado del cristal,  produjo el primer prototipo de un par de prismáticos en 1935, el artículo salvador de la compañía durante la guerra.

Hoy Swarovski Optik es el líder de los instrumentos de precisión ópticos. Mientras, su experimentos con vidrios reflectantes de la línea Swareflex se han vuelto imprescindibles en medios de transporte como trenes y barcos.

1956 será otro de los momentos inspirados de la familia Swarovski. Inspirados en el juego de colores y luzes en el Polo Norte, que da al cristal un aspecto de arco iris, Swarovski crea “Aurora Borealis Crystal” en asociación con el diseñador francés Cristian Dior en 1956

También te puede interesar:  Decorar pensando en la salud

Será un ratón de cristal, en 1976, para los Juegos Olímpicos de Invierno, el inicio de una nueva era para Swarovski, la venta de productos de cristal terminados.

Fue el primer objeto de cristal, en color plata, de una línea que hoy cuenta con más de 120 figuras, que se han convertido en el deseo de los coleccionistas, hasta el punto de crear lo que hoy se denomina Sociedad Swarovski a la que pertenecen 400.000 integrantes de 35 países.

De todas sus creaciones e innovaciones, la más importante de la firma es, sin duda, el haber convertido al cristal en joyas de gran valor.

Sus invenciones no se quedaron aquí, y los objetos para la decoración de los hogares llegó con jarrones, cuencos, relojes, accesorios de moda, carteras o una malla de cristal que es usada habitualmente por diseñadores como Dolce & Gabana, Chanel y Louis Vuitton.