La verdad es que con todas las cosas que llevamos en la cabeza habitualmente, es normal que se nos olviden las cosas, que no sepamos dónde dejamos el correo cuando lo subimos a casa… Por eso, he descubierto esta idea que me ha parecido de lo más original, pero lo mejor de todo: muy útil.

No hay duda de que se trata de una opción estupenda y muy funcional a la hora de darle un toque diferente a la decoración de tu casa, sobre todo porque se trata de un detalle que mezcla un toque rústico con un estilo muy moderno y a la última. La idea es hacer un tablero en el que puedas colocar el correo, esas cosas que quieres dejar a la vista para que no se te olviden, esa carta que tienes que enviar pero siempre se te queda encima de la mesa…

Lo ideal es colocar esta tabla-recordatorio en la entrada de casa, al lado de la puerta o en un lugar que sea lo suficientemente visible, con el fin de conseguir que se vea y que quede a la mano, puesto que se trata de una propuesta que tiene que ser, ante todo, útil y muy práctica.

Por otro lado, una de las cosas que me encanta de esta alternativa es que es una idea muy fácil de hacer, uno de esos DIY que están al alcance de cualquiera y, lo mejor de todo, que pueden quedar realmente bien con poca inversión de dinero y con poco tiempo.

Solo necesitas una tabla, que puedes barnizar para que quede en un color más claro o más oscuro, como prefieras, y cuerda tipo esparto, para crear un dibujo con ella, como puedes ver en la foto. Eso sí, lo que es también muy importante es que la dejes lo suficientemente tensa como para que se puedan sujetar bien las cartas o lo que quieras colocar.

También te puede interesar:  Presumir de buhardilla

Foto de Southernwhim