El negro es un color con el que no siempre nos atrevemos. Lo cierto es que nos da un poco de miedo lanzarnos a pintar cosas en color negro, por si no queda bien, por si después nos arrepentimos… Pero la verdad es que a veces, puede ser todo un acierto.

Por ejemplo, a la hora de darle un toque nuevo a un mueble que te parezca soso. Fíjate bien en las fotos del ejemplo, porque lo cierto es que la diferencia entre la mesa al principio y al final es bastante grande, ¿no crees?

El negro la convierte en una mesa con mucho estilo y muy original. ¿Te gusta? Pues ya sabes, una mano de lija, un par de capas de pintura, y una mesa como nueva.

¿Más ideas? Ya sabes que nos encanta escucharte.

Vía| Design Sponge

También te puede interesar:  ¿Tienes una mesa? Elige patas