En las habitaciones, el techo es una de las cosas que no siempre tenemos en cuenta. Nos conformamos con pintarlo en color blanco y listo. Pero lo cierto es que los techos ofrecen un montón de posibilidades que no siempre explotamos.

¿Un ejemplo? Pintarlos de colores. Por ejemplo, en un tono un poco más oscuro que la pared.

O por ejemplo, en un tono totalmente distinto, continuando una de las paredes… Lo que sí conviene tener muy en cuenta es que si la habitación es pequeña y el techo no es muy alto, posiblemente agobiará un poco.

Por cierto, que si te animas, a rayas blancas y del color de las paredes también es una alternativa estupenda, sobre todo para las habitaciones infantiles.

Fotos de Apartment Therapy

También te puede interesar:  Cocinas vivas y creativas