Desde hace algún tiempo, las lámparas de pie buscan reinventarse, y con ese fin los diseñadores les han dado todo tipo de nuevos perfiles y las han ejecutado en los más diversos materiales. Aquí te ofrecemos uno de los experimentos sobre la forma y la constitución de las lámparas que más nos ha gustado: Curly my lamp.

Se trata de una novedosa utilización del cable, ese gran enemigo de las lámparas de pie, y que todos los diseñadores buscan ocultar con todo tipo de recursos. El diseñador ruso Dima Loginoff lejos de mostrarse asustada por la presencia del cable ha optado por el otro extremo: crear una lámpara hecha toda en metal a guisa de cable entrelazado.

Usando anillos de metal entrelazados de dos tamaños distintos (uno de mayor ancho para la “pantalla”), la lámpara parece sustentada en cableado flotante. Para jugar aún más con ese ilusión, el cuerpo de la lámpara rodea un único objeto: el cable que llega la energía a la bombilla.

Presentada en dos colores (Blanca, con el cable negro, y viceversa), Curly My lamp (Riza mi lámpara) es todavía un prototipo sin venta al público.

Fuente | Designeast

También te puede interesar:  Chapeau, una lámpara LED muy original
  • Maria

    Dima Loginoff es un hombre: http://www.dimaloginoff.com/eng/

  • oscarluv

    Te agradecemos que te tomes tanto trabajo en corregirnos, y sabemos que seguiremos contando con tu asistencia.