El el mundo de la decoración las modas también mandan y sin duda, hay una gran cantidad de opciones a la hora de decorar con estilo, siguiendo las tendencias más a la última. Pero además, hay determinados estilos y materiales que, aunque pasan épocas de más auge que otras, nunca se pasan de moda y siguen estando muy vigentes temporada tras temporada.

Es el caso del terciopelo, un tejido muy utilizado para el tapizado de muebles como sofás y sillones, pero que también se utiliza en cabeceros, por ejemplo, o en opciones más atrevidas, como marcos de espejos o en puertas de muebles.

Elegir el terciopelo es, por lo tanto, un acierto seguro, aunque dependiendo de las modas, se puede optar por colores más clásicos, de toda la vida, o por otras gamas de colores, como el fucsia, el verde, los tonos flúor (por cierto, que ahora son una de las tendencias más punteras).

En el mercado existen diferentes tipos de terciopelo, como el terciopelo de algodón, el terciopelo cristal o el terciopelo sintético, cada uno de ellos con sus cuidados específicos. Eso sí, lo que hay que tener en cuenta es que se trata de un material bastante delicado que acusa pronto el paso del tiempo, el desgaste, la excesiva exposición al sol…

No es difícil que el terciopelo pierda color y su apariencia se estropee, por lo que es muy importante cuidarlo y limpiarlo con vapor o agua, o productos específicos.Además, hay que tener cuidado si se quiere cepillar y hacerlo con una brocha suave, siempre en la dirección original del terciopelo.

También te puede interesar:  Un perchero minimalista

Sin embargo, a pesar de ser delicado, es un tejido que queda realmente bien, y que aporta a cualquier tipo de mueble un toque elegante y sofisticado.

Foto de Apartment Therapy