Cuando me pongo romántica me vienen a la memoria escenas con la naturaleza de fondo, una de ellas es la tienda de campaña de los exploradores con aquellos muebles  coloniales o un desierto de fondo y un guapo árabe en una jaima. Y es que una ha visto muchas películas. Y si tuviera un jardín lo suficientemente grande pondría una tienda de aquellas. Sin embargo no lo tengo y no podré disfrutar de esa sensación. Así que me consolaré con estas bonitas escenas.

Un lugar de descanso privado donde pasar una tarde de verano refugiados del fuerte sol mientras leemos nuestra novela favorita o la escribimos o ¿?!!!!!!!! tomamos un té frío , mal pensados.

Decorada muy sencilla pero efectiva con dos colores que siempre funcionan. Los neutros y contrarios al mismo tiempo blanco y negro tanto en el textil como en el mobiliario y los accesorios.

Fuente: www.pawsup.com

Que paseís un buen día. Mury, un beso

También te puede interesar:  Botelleros de pared