Todo el mundo desea con impaciencia que llegue el fin de semana, para poder hacer todo aquello que han ido posponiendo por falta de tiempo. Algunos de ellos se vestirán con la equitación de su equipo y se irán a jugar un partido lleno de goles, otros comprarán las entradas para el cine, mientras que a otros les tocará pasarse el día en casa jugando con sus novedades navideñas. Por eso nunca viene mal tener un plan B preparado, por si se suspende el partido de fútbol o se llega tarde al cine.

Animarles a que sigan explorando su creatividad y dejándose llevar por ella, una tarde con los niños en su habitación de juegos haciendo manualidades, seguro que les gustará.

Las que he preparado son divertidas y se pueden usar materiales que normalmente podemos encontrar en cualquiera de sus cajones.

Estas sonrientes marionetas de papel sólo precisan de tijeras, pegamento, hojas de colores, imaginación y paciencia, que nunca viene mal. Con un lápiz se dibujan los patrones en los folios de colores y se unen después las diferentes piezas hasta que tengamos el muñeco en 3D. Después de hacerlos, seguro que los niños querrán jugar con los juguetes que ellos mismos han hecho.

Pero si los pequeños lo que quieren es seguir haciendo manualidades, podéis preparar estos imanes con tapones reciclados. Para hacerlos necesitaréis unos imanes pequeños, chapas de botella y lápices de colores. Una vez hayan hecho sus dibujito, se recortan los círculos que irán en el interior del tapón y se unen con pegamento. Más tarde con el imán pegado en la parte exterior de la chapa, esperar a que el pegamento se seque para terminar. Más de uno irá corriendo a la nevera para contemplar su obra.

También te puede interesar:  Pegatinas para decorar ¡te encantarán!

 

 

 

 

Las piezas que creen, serán el complemento perfecto para decorar su habitación.