Tipos de velas para decorar

En el mercado existen muchos tipos de velas diferentes, pero básicamente los podríamos agrupar en este tipo:

Velas de té: Son las que encontramos en un recipiente de aluminio y que tienen una duración entre cuatro y cinco horas. Tienen la ventaja de no ensuciarse y son ideales para los quemadores de perfume y para hacer pequeñas fondues. No dan mucha luz.

Velas flotantes: Son pequeñas (como las de té) pero son ideales para sumergirse en el agua porque flotan. No dan demasiada luz, pero al mantenerse sobre líquidos que reflejan su luz, permiten crear ambientes con una atmósfera particular.

Velas de candelabro: Son las típicas alargadas, su forma permite ponerlas en candelabros. En tiendas especializadas, se pueden comprar velas con un tamaño especial, darán un aire inesperado a las mesas más tradicionales.

Velas de columna o pilares: Más anchas y altas que las de candelabro, dan luz durante horas. Al ser tan gruesas, no hay muchos candelabros que permitan aguantar su peso, pero quedan ideales sobre recipientes con el fondo cubierto de arena, piedras o pequeños objetos.

Velas decorativas: Aquí podemos agrupar el resto de velas que nos faltan (las que llevan flores u otros patadas entre la cera, las cortadas con formas especiales, las incrustadas, las de colores divertidos, las que tienen diferentes mechas, etc.) el límite es la imaginación de quien fabrica la vela, por no hablar de la posibilidad de perfumarse y disfrutar de los aromas más agradables mientras se consume la vela.

Fuente: cs velas

También te puede interesar:  Los cojines, un punto fuerte de la decoración