Si no quieres tener que arreglarte en tu baño y quieres tener un tocador para tu habitación te invitamos a leer este artículo en el que te enseñaremos, de manera sencilla y fácil a construir un tocador.

Este tocador le dará elegancia a tu dormitorio, además de permitirte colocar y tener ordenado los productos de belleza, accesorios y también ropa interior.

Tocador para tu habitación
Fuente: Alberto

En primer lugar deberás elegir un estilo determinado, esto es muy sencillo. Podrás elegir desde el vintage hasta el más moderno, pasando por los clásicos o los contemporáneos. Antes de comprar los materiales deberás establecer el estilo.

Para saber que estilo de tocador te gusta puedes consultar revistas de decoración y de muebles. Tendrás una idea de los tipo de tocadores que se encuentran a la venta y te inspirará para crear tu propio tocador.

Toma las medidas. Analiza con cuidado el espacio que tienes en el dormitorio para colocar tu tocador, al tomar las medidas podrás crear un tocador acorde al tamaño que requieras y que quede en sintonía con el resto de los muebles. Generalmente los tocadores tienen una mesa de 120 centímetros de largo y el ancho ronda los 45 / 50 centímetros. Estas medidas pueden variar en base al espacio disponible en la habitación.

Con el estilo seleccionado y las medidas ya tomadas dibuja en un papel como deseas que sea el tocador. Incluye el modelo del espejo y la cantidad de cajones. La mayoría de los tocadores tienen dos o tres cajones a los lados y un cajón principal.

También te puede interesar:  Una pared de madera, una interesante idea para decorar

Compra todos los materiales necesarios, lo más fácil es comprar la madera. Deberás comprarla lisa para poder lijarla y pintarla a tu gusto. Ayúdate con una sierra eléctrica y empieza a cortar la primera tabla de madera con la que harás la mesa. Te aconsejamos que tenga un tamaño rectangular, aunque también puede tener uno redondeado.

Los trozos de maderas que te sobren podrás usarlos para crear cajones. Cuando tengas todas las piezas cortadas líjalas para que no queden astillas. Ahora será el momento de montarlas. Puedes valerte de un martillo y clavos o de una pistola de clavos. Al menos deberás usar tras clavos en cada lado del cajón. Una manera de asegurarte que todas las piezas queden bien unidas.