Todo en orden en el cambio de temporada con un vestidor

0
97

Con los años, los objetos, ropa y accesorios que vamos acumulando, aumenta. Es en una mudanza cuando nos percatamos de la cantidad de pertenencias que poseemos. Podemos recurrir al vestidor, ese espacio para guardar y ordenar nuestra ropa, dónde también nos vestiremos. Las posibilidades dependen de nuestras necesidades, de nuestras costumbres, del espacio de que dispongamos y de la distribución deseada. Los vestidores pueden constituir una estancia independiente o formar un conjunto con el baño o la habitación. El pladur es una excelente posibilidad, si deseas crear una estancia independiente, por su fácil instalación y por su precio. Siempre se puede construir un muro de piedra, concreto o cristal translúcido, que esté como mínimo a la altura de los hombros.

Debe poseer un zapatero, un armario o una barra de perchas donde se colgarán los trajes, y el espejo, en torno al cual dispondremos el resto del mobiliario. Una solución para el almacenaje de las prendas de fuera de temporada, es un banco corrido hueco, donde podrás guardar la ropa y también servirá de asiento. También es práctico un altillo, donde se deben ubicar los objetos menos usados. Son muy útiles y socorridas las baldas y estanterías vistas, sin puertas ni paredes, que facilitan tanto el orden como la rapidez. Es importante aprovechar los huecos: el del perchero, nos servirá, por ejemplo, para instalar un zapatero.

Vestidor

Para aprovechar las esquinas, se pueden instalar pantaloneros. Debes dar importancia a las puertas, las correderas y plegables serán las más útiles para ganar metros. La utilización de cristal en el mobiliario, aligera la estancia. La iluminación debe ser lo más parecida posible a la luz natural, para poder ver perfectamente los colores de las prendas y su combinación. Es conveniente instalar varios focos. Además el suelo debe ser cálido, y es aconsejable colocar una o varias alfombras.

Dejar respuesta