Para sentirse a gusto en cualquier lugar, no sólo depende de los colores de las paredes o de los muebles, también influye los toques de frescura y naturales que les puedas aportar a la decoración.

Accesorios como plantas naturales, adhesivos, maceteros, dibujos en la pared…pueden conseguir este toque.

Las plantas naturales son ideales para espacios amplios, dan un toque de naturaleza y frescor, oxigenan el aire y rellenan los lugares vacíos. El inconveniente de los lugares pequeños como dormitorios, es cuando por la noche las plantas cambian su respiración y el oxígeno escasea, algo peligroso si se está descansando. Su cuidado también es importante, además de que no les falte el agua.

Si no tienes tiempo o no te apetece el cuidar las plantas, los murales no necesitan de tu tiempo. Si el mural es de naturaleza, el toque de frescura se conseguirá igualmente.

Los adhesivos se usan para las paredes más pequeñas, aquella que no admiten murales grandes o estén ocupadas por armarios, camas o estantes. Estos puedes colocarlos en cualquier rincón. En las habitaciones de los niños son ideales.

Los maceteros decorativos con pequeñas plantas, dan como resultado una decoración muy resultona. Hay de muy diversos colores para adecuarlos al color del lugar en donde los quieras colocar. Hay que elegir la plantita adecuada para cada espacio, por ejemplo, en el baño, cocina, dormitorio…

Los dibujos en la pared, pueden estar realizados con hojas, flores, ramas… toda una serie de dibujos naturales y frescos que dan a la vez brillo y luminosidad.

Fuente: estilo y decoración

 

También te puede interesar:  Ambienta tu casa para Navidad