Una capa de pintura es el modo más sencillo, más económico y menos molesto de obtener una transformación aparente en el ambiente de un hogar. Así, podemos encontrar tres estilos decorativos acordes con los colores de la estancia.

Decoración de salón en tonos neutros

Minimalista y moderno: cuando domina el blanco. En este caso, la casa ideal está inspirada en una estructura racionalista tipo Mies van der Rohe o Le Corbusier, con áreas amplias tipo “loft” y diáfanas. Están dotadas de mobiliario singular y escaso; el protagonismo lo recibe la luz natural que invade la estancia, a través de los inmensos ventanales dónde se multiplica y extiende a lo largo y ancho de toda la habitación, presidida por el blanco. Las sensaciones se potencian, sin restar importancia a la frescura, mediante el empleo de colores puros e intensos (como el rojo o el berenjena): añadiendo elementos o módulos en la pared, que definen el espacio. “Arquitectura y Diseño” y “Casa Viva” son las revistas de decoración que impulsan esta idea.

Espacios muy personales: chic y sofisticado. Estos ambientes son resultantes de una mezcla de estilos (moderno con clásico, piezas “vintage” con complementos de vanguardia). La idea primordial es la de construir ambientes únicos a imagen de su personalidad. Prevalecen los colores púrpuras y lilas. En estos hogares, cualquier detalle resultará peculiar: el color de las paredes, los complementos, el mobiliario, … Comprar es un arte y, para obtener nuevas propuestas, las personas que sienten que su estilo decorativo está dentro de este ambiente, leen tantas revistas de decoración como de arte.

Equilibrios que distienden: clásico-actual. En estos ambientes domina lo formal, elegante y combinado; pero, a la vez, suave, agradable y asequible. Proponen una imagen de toda época basada en los colores y tonos neutros y naturales. Así, el beige o el gris pardo, predominan respecto al resto. Todo permanecerá en equilibrio y, cada elemento en sí mismo, tendrá el interés merecido. Los diseños son contemporáneos, aunque puedan tener algunas reminiscencias clásicas. Por ejemplo, los asientos cubrirán los cuerpos con sus respaldos altos y sus apoyabrazos de estilo redondeado. La revista de decoración preferida es “El Mueble”.