Trucos para amueblar tu salón y no morir en el intento

Cada casa cuenta con espacios distintos dedicados a cada estancia al gusto, criterio y necesidades de cada propietario o inquilino, y en el caso del salón no es distinto. Los encontramos más pequeños, más grandes, dotados de más o menos luz natural, de distintas formas: rectangulares, cuadrados o incluso en forma de L… Pero sea como sea el que tengamos, cuando queremos amueblarlos a todos nos asaltan las mismas dudas, pues queremos que el resultado sea perfecto.

Por otro lado, y tal y como están los tiempos que nos han tocado vivir, deseamos que nos guste el resultado a largo plazo, pues inevitablemente pasarán muchos años hasta que podamos permitirnos económicamente realizar un nuevo cambio.

Por eso en este artículo hemos recogido algunos consejos que nos ofrecen los expertos en decoración de interiores para cuando llegue el momento de  elegir los muebles para el salón, y es que sin lugar a dudas esta es la estancia más importante de cada casa, aquella que se dedica a la vida familiar, a los amigos cuando vienen de visita o al relax cuando nos encontramos en soledad, es, en definitiva, el corazón de nuestro hogar y por eso necesita más mimos y cuidados. Y ahora sí, vamos con esos consejos para tener un salón perfecto.

Consejos para un salón 10

Como ya hemos comentado, hay salones de todas las formas y dimensiones posibles, pero en la mayoría de las ocasiones, y debido a que la tendencia ha sido ir creando espacios habitables cada vez más pequeños por los altos precios del metro cuadrado, casi todos los mortales contamos con un espacio de salón reducido al que queremos sacarle el máximo partido y que parezca más grande de lo que en realidad es.

También te puede interesar:  Decora tus suelos con alfombras

Esto es posible gracias a nuestro primer truco que consiste en elegir muebles grandes. Sí, habéis entendido bien, lejos de lo que pueda parecer en un principio, los muebles grandes en la sala de estar crean espacios visualmente más amplios y los pequeños los hacen parecer más reducidos. Así que con grandes sofás y las mesas de centro en Kave Home, conseguirás un espacio atractivo, muy cómodo y acogedor, sin perder ni un ápice de sofisticación, pues estas mesas de diseño son espectaculares.

Para una correcta distribución y decoración de esta estancia de la casa, hay que empezar por las piezas grandes y elementales, que son el sofá, el mueble de TV y la mesa de centro a la que ya hemos hecho referencia.

Además, tenemos que tener en cuenta tanto las proporciones como la ubicación de ventanas para encontrar la mejor situación para cada mueble. Una vez que hemos definido el espacio que ocuparán estas piezas, empezaremos con los detalles que harán que nuestro salón quede perfecto y se ajuste a nuestras necesidades, según tengamos, por ejemplo, muchos libros que deseemos colocar o necesitemos muchos asientos porque habitualmente tengamos muchas visitas.

Otra clave para ganar espacio es despejar el salón al máximo, no sobrecargarlo, y siempre que sea posible optar por muebles a medida que ocupen de pared a pared y desde el suelo hasta el techo en el mismo tono que la pared. Solo evitaremos, lógicamente, colocar muebles altos junto a las ventanas que no impidan la entrada libre de luz.

Volviendo a los detalles decorativos, las telas naturales siempre son un acierto y quedan muy bien en la decoración tanto del salón como del comedor. Un ejemplo son las tapicerías de lino y algodón, que son cálidas y confortables en invierno y frescas en verano.

También te puede interesar:  Separador de espacios original y funcional

El color es otro de los elementos que influye muchísimo en la decoración de cualquier ambiente. Lo más acertado es optar siempre por una base lo más neutra y natural posible; un techo blanco y unas paredes claras y en tonos suaves que no resten protagonismo al color de los muebles principales, sino que lo complementen. Si quieres dar un toque de color y dinamismo, utiliza cojines de tonos alegres o bonitas lámparas y otros objetos de diseño exclusivo.

Para terminar, un último consejo sobre los suelos, pues aquí no hay mejor opción que las tarimas de roble natural o, en caso de no poder permitírnoslo porque la economía manda, unas que lo imiten bien, que hay muy buenas reproducciones en el mercado actual. A no ser, claro está, que tengas el privilegio de tener un suelo antiguo, como un mosaico hidráulico, en ese caso déjalo tal cual y si acaso intenta recuperar y avivar su belleza con un buen pulido.