Tu lugar de trabajo en casa

El trabajo en casa, también necesita de un lugar acondicionado para ello en nuestro propio hogar.

Trabajar en casa es una ventaja, pues te sientes más cómodo, con más energía, más relajado… dedícale un pedacito de tu hogar para tus tareas, no hagas tu lugar de trabajo en cualquier sitio que no sea el adecuado como el salón, el dormitorio, el comedor… tienes que tener tu propio espacio de trabajo para poder concentrarte mejor, has de aprovechar la comodidad de tu casa, pero producir lo máximo posible.

Si tu casa es pequeña, cualquier rincón te será útil. La pared la has de aprovechar al máximo, utiliza estantes desde el techo hasta el suelo para tener mayor espacio para organizar. No hace falta que los llenes de arriba a abajo de papeles, archivos, documentos, libro… deja espacios para poner fotos u otros objetos decorativos para distraer la vista.

Si quieres ahorrar espacio, hay muebles que vienen empotrados con los estantes junto a la mesa escritorio, esto son muy útiles para sitios pequeños.

Intenta estar siempre junto a una ventana o foco de luz, pero procura que tu PC no sufra el reflejo de la luz, pues esto perjudica a tu visión, recuerda el PC, siempre paralelo a la ventana.

La pintura de las paredes, siempre relajante, de colores pasteles. El verde y amarillo invitan al descanso, al igual que el blanco humo.

Si lo tuyo son los colores fuertes y dinámicos, eres alegre y juvenil, te gusta trabajar con fortaleza, decora tu espacio de trabajo con posters, fotos, dibujos… todo a tu preferencia, pero procura no recárgalo demasiado, intenta guardar la armonía.

También te puede interesar:  Diseña una oficina en casa en poco espacio (III)

Fuente: decoración in