Quizá el concepto de habitación que más ha evolucionado en los últimos tiempos es el del “cuarto de baño”. Del tradicional baño pequeño y funcional, los metros dedicados a ello en las viviendas modernas se han ampliado, y de un cuarto utilizado como necesidad hemos pasado al diseño de un espacio para la relajación, el disfrute y la salud.

A todo ello ha contribuido, sin duda, el desarrollo de nuevas técnicas de diseño y fabricación de las piezas sanitarias, de revestimientos, accesorios pero, sobre todo, a la importancia que se le da a la habitación en relación con el resto de la casa.

Las últimas propuestas para el cuarto de baño, van orientadas no a montar simplemente un cuarto de aseo, sino a integrar en la vivienda todo un centro dedicado al cuidado personal y poder disfrutar de los beneficios terapéuticos del agua.

Los cuartos de baño ya no tienen una simple ducha, o una bañera sin más, tienen cabinas de hidromasaje y baños con jacuzzi, que incorporan distintos tipos de chorros para tratamientos y en el caso de las duchas pueden incorporar hasta baños de vapor.

Tener tu propio spa en casa está de moda, lo vemos en los programas sobre decoración o las casas de los famosos, pero si hasta ahora era considerado como un elemento de lujo dentro de una vivenda, todos los accesorios para poder montar el tuyo en casa han bajado muchísimo de precio. Teniendo espacio en la casa, casi cuesta lo mismo incorporar una mini piscina con jacuzzi que una buena bañera de hidromasaje.

Las tendencias en los cuartos de baño rozan lo futurista y alcanzan a todo tipo de accesorios, como los espejos, que no dejan de ser una de las piezas claves y que dan personalidad a la estancia. Los espejos se vuelven casi etéreos, como si flotaran incorporando volúmenes y geometrías impensables.

También te puede interesar:  Aprende más acerca del feng shui

Hasta la pieza estrella, el báter, ha evolucionado hasta convertirse en un completo sistema sanitario que puede integrar retrete y bidet, además de otras funciones de lujo, en el mismo aparato, conocido como inodoro japonés.

Julio Verne imaginó muchas cosas, los submarinos, los cohetes espaciales, pero seguro que no llegó a imaginar cuartos de baño así.