Los ambientes monocromos me aburren, mi mirada pasa a través de la estancia sin detenerse en nada, parece como si estuviera vacio.

Para otras personas es el símbolo de la tranquilidad, nada es disonante, nada destaca sobre el resto, la mente no tiene que trabajar.

Puedo entender este punto de vista, aun así creo que en la vida de una persona al igual que hay momentos de tristeza, los hay de alegría, de trasiego y de calma y en esos momentos en los que necesitamos de diversidad un pequeños toque  es el que  saca de la monotonía que se precisa salvo en esos pequeños momentos.

Por ejemplo una nevera en la cocina de color rosa, o unos sillones rojos en el salón.

Así, si que me agrada el ambiente monocromo.

Mury, un beso

También te puede interesar:  Ikea en Casa Decor
  • jose

    me transmite mucha paz asi como un toque futurista