Un ambiente idóneo para los niños.

0
21

Mientras buscaba una habitación infantil que había visto días atrás, con la que nos podríamos inspirar todos por su multitud de detalles, encontré algo mejor. En lovenordic hacían referencia a la casa de una diseñadora de joyas, que con sutileza y sencillez nos mostraba dónde vivía.

A simple vista no parece tener nada en especial que no hayamos visto en otras casas, pero si pones atención en los detalles, verás que toda la casa esta pensada para que el niño pequeño pueda moverse sin peligro alguno.
En la estancia comedor-salón, no hay apenas elementos pequeños, zonas escondidas o rincones. Todo esta cubierto por algún detalle personal de los inquilinos, pero no recarga la estancia. Los muebles son redondeados y con buenos acabados.
Las estancias son frías con un blanco casi nuclear, pero en todas ellas hay una nota de color que capta tu atención. Cuadros, cojines o mantas son las encargadas de conseguir eso.
La habitación del bebé es otro ejemplo de orden y progreso, con unas estanterías cubiertas por una pequeña madera central para que nada caiga al suelo. Muñecos de trapo cosidos a mano y guirnaldas pequeñitas son lo que ocupan estos estantes.

La cuna es alta y de madera blanca, con una base profunda para que el bebé no pueda ponerse de pie en ella y salir fuera. Por las letras grandes deducimos que el bebé es niña y, con los cuadros que cuelgan de su pared seguro que crece con un interesante punto de vista sobre el arte.
El suelo de madera blanca lo convierte todo en un espacio ultra limpio, seguro que con un poco de calefacción se podrá jugar durante horas sobre ese suelo de madera.

En un hogar tan sencillo y sin muchos lujos, seguro que la convivencia con los niños es tranquila.

Dejar respuesta