La verdad es que el árbol de Navidad es un básico navideño en muchas casas. Pero si estás harta del árbol verde de siempre, con las bolitas de colores, y te apetece cambiar un poco, hay una idea que a lo mejor te gusta. Se trata de poner un árbol de Navidad, pero distinto.

Por ejemplo, en plateado (pero suave), para decorarlo con bolas en color rojo y blanco. ¿Te gusta la idea? Encajará a la perfección en un salón de aires modernos y que sea amplio, con una decoración en blanco y negro, por ejemplo.

Además, puedes añadir algún elemento decorativo en rojo, como algún detalle o un jarrón, para que encaje con las bolas de la decoración del árbol.

Seguro que le da un aire distinto a tu decoración navideña, además de resultar de lo más chic y luminoso.

Foto de Apartment Therapy

También te puede interesar:  Decoración navideña en el dormitorio infantil