El baño, como hemos comentado ya en muchas ocasiones, es uno de esos espacios de la casa que no siempre reciben toda la atención que se merecen. Aunque es cierto que se trata de una de las estancias de la casa en las que la parte funcional es muy importante, también es cierto que apostar por una decoración original y diferente en el cuarto de baño es una opción que merece la pena valorar.

Muchas veces, no hacen falta grandes inversiones para conseguirlo, sino una idea que funcione, como es el caso de esta propuesta, que puede quedar realmente bien en cualquier baño. Gran parte del éxito de la idea está relacionado con la combinación entre los colores blanco y negro, tanto en el suelo como en la pared.

Las paredes están empapeladas con un papel a rayas, bastante gruesas, en color blanco y negro, y le dan al baño un toque de glamour y sofisticación. Para que no agobie demasiado, es importante elegir la taza y el lavabo en color blanco, y siempre se puede poner algún toque de color.

En este caso, se ha elegido la cortina, en fucsia y blanco, como el punto que destaca sobre el resto, pero podría haber sido un estor, una alfombra en el suelo, un detalle en el espejo… Otro punto muy importante es elegir bien las toallas y el textil de baño para resaltar esta combinación de colores, eligiendo modelos en blanco y negro y como mucho, con detalles en el mismo color que hayas utilizado como protagonista.

El resultado es un baño con estilo y mucha personalidad y, lo mejor de todo, sin necesidad de gastar demasiado. ¿Qué te parece la propuesta?

También te puede interesar:  Baño escocés en tonos neutros

Foto de Apartment Therapy