Cuando he visto la foto de esta habitación, me ha parecido muy interesante por dos cosas. Por un lado, porque me ha hecho darme cuenta de que una habitación pequeña no tiene por qué ser excesivamente agobiante, como se puede ver en este ejemplo.

Y es que el espacio no sobra, pero aprovechándolo bien, cabe todo y el resultado es estupendo. Y por otro lado, me ha llamado mucho la atención la idea de aprovechar el trozo de pared entre el armario de arriba y la cama para poner un cabecero de lo más original, que tiene dos ventajas: no ocupa nada y además, puede salir a muy buen precio.

Se trata de un trozo de papel pintado que está colocado detrás de la cama, a modo de cabecero. Una idea de lo más original que queda realmente bien. Y con la gran cantidad de papeles que se pueden encontrar en el mercado, la verdad es que las posibilidades de encontrar algo que te encaje son muchas… ¿No te parece una idea perfecta?

Vía| Re nest

También te puede interesar:  Los cojines, complementos ideales para decorar