Un dormitorio con mucho color

Como se suele decir “para gustos colores” y por ello muchos agradecen vivir en un ambiente de tonos neutros, mientras otros necesitamos de la fuerza y la energía que transmiten los colores vivos, para afrontar nuestro día a día con ilusión, aunque tradicionalmente las tonalidades neutras se han identificado más con la elegancia y las alegres se han destinado en especial a la decoración de cuartos para niños, también a través de la superposición de colores fuertes y con una elección de texturas adecuada, se pueden conseguir ambientes muy interesantes a nivel decorativo en habitaciones de adultos

dormitorio-colorista-vanguardia

Hay que atreverse con los contrastes de colores y los complementos textiles son de gran ayuda, colchas, edredones, boutis y fundas nórdicas existen en el mercado en todas las tonalidades que podemos imaginar, si multiplicamos el número de cojines que colocamos sobre ellas, podemos conseguir un efecto cálido y acogedor que transmite alegria, en contraposición al triste gris que caracteriza al invierno que se avecina.

Si utilizamos el color en su máxima expresión, debemos aportar equilibrio y serenidad a través de otros elementos para que el conjunto no resulte recargado o estresante, la simetría en las formas y en la distribución de objetos y color oscuro en los muebles ayudan a compensar la estridencia del color, para crear un ambiente global muy acogedor.

Otra posibilidad es introducir el color a través de la pintura o el papel pintado de las paredes, pero el uso de los complementos textiles tiene la ventaja, de que se pueden renovar con más frecuencia y de forma menos engorrosa, incluso podemos tener varios conjuntos de edredón y complementos y cada semana o cada mes cambiar la decoración, ese dinamismo para los que nos gusta la decoración y crear ambientes acogedores, resulta divertido e interesante.

También te puede interesar:  Radiadores sencillos en acero inoxidable