Cuánta falta me haría esto de vez en cuando… Y es que se trata de una mesa de escritorio muy especial: cuando quieres, es una mesa normal y corriente. Pero en otras ocasiones, puede ser una mesa perfecta para que no te distraiga ni el vuelo de una mosca.

Se levanta la parte delantera y sale una especie de capota que además de evitar que te distraigas (¡es imposible!) asegura la mayor privacidad para lo que estés haciendo. Se trata de una idea de Sophie Kirkpatrick y tengo que reconocer que es realmente original.

El color encaja a la perfección en cualquier parte y el toque en rojo le da un aire muy actual.

Y práctica, ¿verdad?

Vía| Yanko desing

También te puede interesar:  ¿Tienes una mesa? Elige patas
  • Pingback: Lo que he compartido hoy (13 July) | Navegando con Red()