Cuando quité el bidé del cuarto de baño, me dió mucha pena tirarlo.  Mirándolo pensé que podría hacerse algo con él.

Bidé

Al sacarlo al pequeño patio, que tengo, se me ocurrió. Haría de él una jardinera.

Por supuestos en casa todos se opusieron: “que no”, “que se ve que es un bidé”, “tíralo”, “solo se te ocurre a ti”. Pero yo seguí impasible, pues de los objetos más inverosímiles  puede salir un producto bonito. Y sobretodo porque mi necesidad de creatividad queda satisfecho. ¡Y ya te digo que me encuentro satisfecha!

Ahora quiero enseñaros mi trabajo.

Para opendeco.es, Muri. Un beso.

También te puede interesar:  Jardín reciclado