sala de juegos2

Los niños y niñas requieren de un espacio orientado en exclusividad para que puedan desarrollar su creatividad e imaginación.  Este espacio es el que denominamos comunmente la “sala de juegos”, un lugar exclusivo en el que nuestros niñ@s se sientan cómodos y puedan expresar su personalidad a través de los juegos y de los juguetes.

Para crear una sala de juegos no necesitamos disponer de un piso o una casa con una gran superficie. Esta sala de juegos la podemos ubicar y crear en cualquier espacio sobrante de nuestro hogar, como puede ser un ático o bién una estancia pequeña que nos  haya servido  hasta entonces de trastero.

Dando vida a la sala de juegos infantiles

Uno de los detalles que deberemos prever desde el principio es la facilidad con que los niños y niñas saltan y se mueven por el suelo. Por tanto, debemos prestar especial atención a este apartado.   Lo mejor es que el suelo de la sala de juegos lo revistamos de goma. Se trata de suelos muy limpios y fáciles de limpiar, y que servirán asimismo para amortiguar los más que posibles golpes que se den nuestros niños y niñas.  Las moquetas también pueden ser una buena opción, pero siempre y cuando presenten un adecuado acolchamiento, ya que no todas presentan el suficiente grosor de acolchamiento.

Respecto a las paredes, tenemos que lograr que sean paredes alegres y divertidas, no solo por su efecto estético sino también por que sirven de motivación a los niños y niñas.  Una opción muy interesante para lograr todo esto son las figuras de vinilo adheribles.  Las hay de muchos motivos, tamaños y colores, y siempre puede servir para que nuestros niños y niñas participen activamente en la creación de su propio espacio.

También te puede interesar:  Qué es lo que no puede faltar en un dormitorio adolescente

Respecto a los muebles a incluir, siempre es muy interesante colocar una pequeña mesita y unas pequeñas sillitas en el centro de la habitación, o bien en una esquina para no interrumpir otros juegos.  Esta mesita no solo servirá para que se reúnan los más pequeños de la casa a pintar o a realizar manualidades, sino que también les servirá de lugar de reposo y descanso cuando ya las fuerzas se lo pidan.