Un mosaico sencillo y efectista con espejo

Te sugerimos en esta ocasión una idea para decorar que podrás hacer tú misma de forma sencilla y barata, y cuyo efecto llama la atención. La propuesta es la realización de un mosaico diseñado con fragmentos de espejo. Lo primero, has de elegir la superficie donde lo vas a colocar. Puedes elegir entre dos opciones: colocar el mosaico directamente sobre la pared o sobre un soporte. Este puede ser una lámina de madera, que previamente has de pintar en el color de fondo que prefieras. En negro se consigue un acabado muy elegante.

Una vez que hayas decidido su colocación, has de dibujar con algo que no manche (una tiza, por ejemplo) el contorno del dibujo o motivo que quieres conseguir. Después ponte unos guantes adecuados para evitar cortes e introduce láminas de espejo en una bolsa de tela (puedes aprovechar algún espejo rojo que tengas) y rompe en pequeños fragmentos el espejo. Con sumo cuidado, deposita los fragmentos sobre una tela o un papel de periódico.

Mosaico de fragmentos de espejo

Ahora has de componer tu mosaico. Utiliza los fragmentos mas adecuados por forma y tamaño para ir rellenando el contorno del dibujo que habías realizado. Pega las piezas con cola de carpintero. Te sorprenderás muy gratamente del efecto conseguido. Si ocupas una pared con el mosaico el resultado decorativo será muy original y aportará gran luminosidad a la estancia. No dejes de comentarnos lo bien que te ha quedado.

También te puede interesar:  Aprovechar al máximo una pared