La decoración de nuestro hogar muchas veces puede llegar a cansar nuestra vista, pero renovarla no requiere de una gran inversión, ni mucho menos de grandes movimientos dentro de nuestro hogar. Con poco dinero y elementos muy sencillos podemos convertir cualquier rincón de nuestro hogar en otro completamente distinto.

En este caso hemos traído tres ideas muy sencillas para renovar un salón:

  • Un salón blanco y neutro: la combinación del color blanco en todas sus opciones es una idea ideal para espacios pequeños ya que nos ofrece una mayor amplitud visual. Además nos otorga una agradable sensación de calidez, tranquilidad y comodidad.

  • Un salón repleto de color: como puedes observar, con solo cambiar la alfombra, los almohadones y las cortinas este salón deja de ser aquel espacio blanco y pulcro para convertirse en otro mucho más dinámico y repleto de color.


  • Un salón blanco y negro: nuevamente, con solo cambiar estos tres elementos clave, podemos llevar nuestra decoración a otra mucho más elegante y equilibrada en todos sus rincones.

Fuente: Decoratrix.

También te puede interesar:  Decoración de dormitorio moderno en gris