truco

Ya hemos comentado en muchas ocasiones que hay montones de ideas de lo más originales que pueden encajar a la perfección en la decoración de tu casa, pero como también hemos dicho, cambiar el estilo de tu casa es mucho más sencillo de lo que parece, y con detalles sencillos se puede dar un aire nuevo y original a cualquier estancia.

Por ejemplo, cambiar el color de las paredes o de, por ejemplo, las puertas, es algo sencillo, que no cuesta demasiado esfuerzo y que no resulta muy caro y que, además, puede ser una alternativa ideal para darle un estilo nuevo a cualquier habitación. De hecho, no es la primera vez que te proponemos que le des un aire nuevo a la decoración de tu casa pintando las puertas en un color que te guste.

Eso sí, a la hora de hacerlo hay que tener cuidado de no manchar el pomo de la puerta y provocar un auténtico desastre. Por eso, hemos encontrado un truco estupendo que te va a resultar de lo más útil: forrar el pomo de la puerta con un papel de aluminio, de los que se usan para los bocadillos. Este tipo de papel se ajusta a la forma del pomo, por lo que es perfecto para evitar manchas.

Por otro lado, la idea se puede aplicar a todo tipo de pomos, si vas a pintar muebles, cómodas y demás, la idea es perfecta, ¿no crees? Además, es facílísima de poner en práctica y no lleva mucho tiempo. No solo eso, sino que además, es muy fácil de retirar. La verdad es que se trata de una idea de lo más funcional, que merece la pena anotar, porque trucos como estos te pueden sacar de muchos apuros a la hora de darle un nuevo color a tu casa.

También te puede interesar:  Decorar puertas de dormitorio