Tengo que reconocer que desde que he descubierto esto del reciclaje estoy encantada. Y es que cuantas más ideas busco, más cosas me encuentro que merecen mucho la pena. Lo de darle un nuevo uso a las cosas viejas puede ser toda una forma de vida, y lo cierto es que se está poniendo de moda y cada vez son más los que se animan a reciclar y a convertir cosas inútiles en objetos decorativos para casa.

Esta vez, he descubierto un uso nuevo para una escalera de las de madera de toda la vida. Seguramente si tenías una, la habrás enviado al trastero, en beneficio de una más moderna.

Pues nada, ya puedes ir a buscar la vieja, darle una mano de barniz y sacar su mejor cara porque… ¡se va a convertir en un toallero! Además, es una idea de lo más fácil, porque no necesitas nada, solamente la escalera. Lo único que tienes que hacer es apoyarla en la pared, y los peldaños se convertirán en el soporte de las toallas.

Una idea fácil, ¿verdad? Claro, que para que te quede bien es fundamental que tengas un baño bastante grande y con espacio, y también es cierto que un toallero de este tipo no encaja en todos los estilos de baño. Claro, que siempre le puedes dar un aire más moderno cambiando el color de la pintura.

En cualquier caso, tal y como está puede ser realmente perfecta para decorar un baño de estilo rústico, en el que seguro que encaja a la perfección. ¿Qué te parece? La verdad es que es una de las ideas de reciclaje más sencillas que hemos desarrollado últimamente, pero que queda muy bien, el resultado, una vez colocada, es espectacular. Yo lo vi en un hotel de estilo rústico y es perfecto.

También te puede interesar:  ¿Quién dijo miedo?

Si te animas, ya nos contarás qué tal queda en tu casa.