Decorar la habitación en la que duermes con colores oscuros no es una de las ideas que primero nos viene a la cabeza cuando pensamos en decorar. Por lo general, el dormitorio puede quedar realmente bien en color blanco, en tonos suaves de los que ayudan al descanso y demás. Pero también hay ideas que funcionan de maravilla, y que rompen un poco el estilo clásico de siempre.

Se trata de decorar las habitaciones en tonos oscuros. Una de las mejores alternativas es pintar una de las paredes en un color oscuro, para que contraste con el resto de la decoración, en la que se pueden colocar algunos detalles en blanco o en tonos más claros, para contrastar más.

Claro, que otra de las posibilidades que puede funcionar muy bien, pero que da un ambiente algo diferente, es no apostar por el blanco ni por los tonos claros, y seguir el resto de la decoración en tonos también oscuros. La idea puede funcionar en estancias que sean luminosas y amplias, para que no agobie demasiado.

Además, se pueden hacer combinaciones de lo más variadas. Por ejemplo, ¿qué te parece la idea de darle un toque oriental a tu habitación, pero con tonos oscuros?

Fíjate en lo bien que queda.

Por cierto, que en este tipo de decoración hay complementos que pueden ser tus aliados, como es el caso de los espejos, que además de darle un toque chic a la estancia ayudan a dar sensación de amplitud. Fíjate en lo bien que queda esta idea.

También te puede interesar:  Formas de hacer más amplia a una habitación pequeña

Además, colocar los espejos sobre las mesillas de noche, a los lados de la cama, es una idea que está poco vista, pero que queda muy bien, porque le da un toque diferente a la habitación.

Eso sí, hay muchos tonos oscuros que pueden quedar bien: gris, azul oscuro, marrón…

Fotos de Apartment Therapy