Un toque ideal para las habitaciones infantiles son esas estrellas fluorescentes que se pegan en paredes y techos. Puedes escoger formas divertidas y colocaras en la habitación, de forma que cuando se acuesten, descubran unos dibujos muy hermosos antes de dormir.

También puedes colocarlas en el techo de la casa formando un camino hasta el cuarto de baño. Si le da miedo la oscuridad, es una buena opción para que vaya acostumbrándose a ver la casa de noche, sin encender luces. Estas estrellas pueden brillar horas o minutos, dependiendo de su calidad. Lo único que necesitan es que les dé la luz durante todo el día, de manera que el material se “recargue” y después, cuando todo esté a oscuras, la proyecte.

Otra opción es buscar un planisferio con las constelaciones en internet y colocar las estrellas formando las  formas más conocidas. Podrás tener todo un cielo estrellado en la habitación de tus hijos que se dormirán mientras contemplan a Orión, la Osa Mayor, Escorpio o las Pléyades. De esa forma, además de divertir a los hijos, podrás iniciarlos en el maravilloso mundo de la astronomía.

Si además utilizas una pintura fluorescente, que puedes conseguir en tiendas de decoración, incluso podrías recrear la Vía Láctea en el techo de la habitación, con un difuminado en ciertas zonas. Incluso si tienes un poco de maña con las manualidades, podrías dibujar una parte del universo sin necesidad de pegatinas.

Para conseguir un efecto mucho más espectacular, si vives en México, puedes contratar a esta empresa que puede llegar a hacer verdaderas ilusiones ópticas que hagan que te sientas como flotando en el espacio. En este vídeo se explica el funcionamiento de esta pintura. ¿No te parece alucinante?

También te puede interesar:  Lámparas de diseño

 

  • carolina

    quiero toda las novedades de sus productos.. por favor…