Para pasarse las horas, vamos. Y no, no se trata de una bañera para darse unos baños de lo más relajantes y estupendos, en los que desconectar después del trabajo.

Bueno, a lo mejor lo fue, pero ahora, esta bañera es un original sofá. ¿Qué te parece? Está cortada quitándole un lado y añadiéndole espuma y un tapizado, de colores de lo más alegres y llamativos. La idea es muy divertida, hay que reconocerlo. Y me encanta el detalle de las patas pintadas en color rojo.

Lo mejor de todo es que, si se te dan bien las manualidades y te animas, puedes hacerla tú mismo. ¿Te atreves?

Vía| Apartment Therapy

También te puede interesar:  Sofá con aires de Madeira