La renovación del concepto de cocina de los últimos años, a nivel funcional se ha basado en los avances tecnológicos de cara a facilitar las tareas e incrementar la comodidad en el trabajo y el uso de mobiliario, en especial de los electrodomésticos y a nivel decorativo en el cambio y mejora de los materiales, ampliando el abanico de posibilidades, en particular, en lo que a revestimientos se refiere.

cocina-colorista

Los azulejos, que tradicionalmente solían cubrir la totalidad de las paredes y el granito de las encimeras, han dado paso a la pintura, el papel pintado y vinílico o el silestone. Además se ha dado más importancia al color en la cocina, ya que es una estancia en la que pasaremos largos ratos preparando y degustando deliciosos platos y que se necesita de un aspecto agradable y acogedor.

Los colores vivos y alegres en los complementos y detalles de la cocina, una cenefa con motivos originales, cortinas y manteles desenfados, motitas de color en el papel pintado o en la encimera… son algunas de las ideas que podemos adoptar para decorar una cocina juvenil, informal y divertida.

Esos pequeños detalles se pueden renovar y variar cada cierto tiempo, pasando del fucsia, al verde o al amarillo con facilidad y alternando colores eléctricos en verano y primavera, con otros más neutros para el invierno y el otoño. Incluso podemos combinar con paños, delantales o servilletas y coordinar con jarrones, jarras, frascos y botes para incrementar el equilibrio y reforzar las sensaciones.