Cuando el bebé crece en el vientre de la madre, esta en continuo movimiento jugando con la gravedad, de forma segura y confortable. Por eso ¿Por qué todas la cunas son rígidas, firmes y apoyadas en el suelo?

Si crees que puedes encontrar otra opción, te presento la cuna Leander que destaca por tener la particularidad de estar sujeta en el techa. Un firme gancho fijado al techo, es el encargado de reproducir el balanceo que tanto relaja al bebé. Además la cuna Leander dispone de muchos accesorios, entre los que está un trípode que facilita su movilidad por el resto de la casa.

La seguridad del bebé es una prioridad y, es por ello que la tela que cubre la cuna y su colchón están hechas de algodón antialérgico, sin olvidar que han sido probadas para ser lavados a una temperatura de hasta 60 grados centígrados.


Aunque puede que su impecable diseño y la sencillez de sus elementos te recuerde a una cesta normal y corriente, ha sido probada y supervisada para garantizar la máxima seguridad y confort para el niño.

Si quieres más información puedes consultarla en su página littleliving.com.au y conocer de primera mano las opiniones de los que ya tienen.

 

 

También te puede interesar:  Como elegir una litera 1