Encontrarnos una figura humana, como elemento decorativo, que acabe con las aburridas y clásicas escaleras que permiten el acceso a las altas librerías ha sido lo que ha motivado a  Giò Colonna Romano para crear esta inusual escalera.

Personalmente no me parece que el cometido original sea el más afortunado, pero si que le puedo encontrar un uso más apropiado, un galán.

Como galán encuentro que sería muy adecuado, tanto por el número de prendas que podemos poner como por el espacio que ocupa.

Así que hemos transformado una escalera en un galán, que con una chaqueta puesta puede dar todo el pego.

Fuente: architonic

 

También te puede interesar:  Decoración de interiores por Lisa Cohen