La noticia de recibir a dos pequeños a la vez, estoy segura que sólo conocen lo que se siente los que la han recibido. Una noticia que debe hacerte pensar en un millón de cosas a la vez.


Si un bebé acarrea trabajo, dos no tiene porqué implicar el doble. Por eso vamos a mostrar cómo ha solucionado la decoración de la habitación de sus mellizos la bloguer Madison. Los elementos principales son los colores claros y una decoración con mobiliario neutro, para que no se creen diferencias entre el niño y la niña.

Siguiendo estos pasos, han colocado un papel de pared en un tono azul claro, con un dibujo geométrico en el que se pueden ver cuadrados unidos por unas líneas. Este tono claro es el más adecuado para la habitación, ya que únicamente muestra de una forma dulce que se trata de una habitación de bebés. Por eso encuentro genial el golpe de color, que contrasta con el neutro, de las cortinas. Un azul intenso y brillante, que nos muestra la intención general de decorar esta habitación con glamour.


Por eso han colocado también una lámpara moderna de inspiración vintage, con cadenas de bolas y lágrimas blancas. Un elemento de lo más elegante e interesante en una habitación infantil.


Los tonos neutros siguen en los elementos utilizados en cada cuna. En una encontramos unos cojines con tonos verdes, marrones y azul, con robots y gatos. Mientras que la contigua esta presidida por una gata muy presumida que se apoya sobre colores rosados y verdes claros. Una mezcla muy interesante que no compite con el resto de tonos.

También te puede interesar:  Utensilios de cocina tan divertidos como estos.


La cómoda blanca deja paso a unos cuadros con animales que le dan un poco más de alegría, frente a un blanco que lo inunda todo. Y para terminar en el suelo han colocado una alfombra con más formas geométricas, para romper la monotonía y aportar algo distinto.

Una decoración fácil de conseguir que no traerá muchos dolores de cabeza a los que se atrevan a probarla.