Los portazos en los muebles del baño y la cocina son todo un clásico de prácticamente todas las casas. Pero acabo de encontrar una idea realmente original para evitar este tipo de problemas.

Y no, no se trata de un tope de los que venden en las tiendas, sino de una idea muy sencilla y mucho más económica: un tope de corcho.

Lo único que te hace falta es un corcho y cuter, para cortar una lámina muy fina. Después, solo tienes que pegarla en el armario, en una de las esquinas (por dentro de la puerta) y listo. ¡Adiós a los portazos!

Vía| Re-nest

También te puede interesar:  Usos de los radiadores multifunción