Acabo de encontrar una lámpara realmente preciosa: se trata de un diseño de Gauthier Poulain, una lámpra de techo que está formada por tres partes de metal, cada una de ellas formada por otros tres fragmentos de metal, en color blanco, que se unen entre sí gracias a imanes.

En el interior, una luz LED ayuda a darle el toque realmente íntimo a la iluminación, perfecta para un ambiente acogedor.

Una de las mejores cosas de esta lámpara es que al estar colgando del techo, tiene un suave movimiento que le da un aire muy original. ¿Qué te parece? Sin duda, es una idea perfecta para darle un toque original a cualquier estancia. Por ejemplo, es perfecta para un rincón del salón.

Vía| Chictip

También te puede interesar:  ¡A abrigarse!